Vinos Recomendados

Bonarda for dummies: 6 etiquetas para conocer el tinto alternativo

Originaria de Piamonte, región al norte de Italia, esta cepa es cada vez más popular en nuestro país. Acá, seis vinos argentinos perfectos para dar los primeros pasos en el varietal.

1. TRACIA HONORES BONARDA 2013 ($71)
En la provincia de San Juan hay unas 2300 hectáreas de Bonarda. Todas plantadas en los valles bajos, como Tulúm y Ullúm. Allí el calor y el sol colaboran para la elaboración de vinos de intensidad media, paso suave y con taninos moderados, además un perfil aromático frutal bien expresivo. Ese es el caso de Tracia Honores que, además, ofrece una inmejorable relación calidad precio para su segmento y estilo. En eso, resulta un tinto asadero perfecto.

2. COLONIA LAS LIEBRES 2013 ($95)
En materia de estilos, la Bonarda lleva dos perfiles claros a la góndola: los carnosos y con cuerpo, por un lado, y los frescos y joviales, por el otro, como este que desarrolló Altos Las Hormigas hace una década. En plena vigencia, el truco con Colonia Las Liebres es ofrecer un tinto liviano en el que la facilidad de paladar lo convierta en número puesto para la mesa, desde las picadas tipo aperitivo a los platos cotidianos, como pastas o pizzas.

3. DURIGUTTI BONARDA 2013 ($110)
En el mercado hay productores que hicieron de la Bonarda una bandera. Uno de ellos es Héctor Durigutti quien, un poco por haber nacido en el este de Mendoza –donde esta uva reina– y otro poco por gusto propio, se propuso elevarle la categoría. Con su Clásico subió la vara del varietal al mismo tiempo que lo dio a conocer al público más amplio. El secreto es un estilo carnoso, diáfano y de aromas balsámicos. En pocas palabras, un buen tinto para comer.

4. ALFREDO ROCA DEDICACIÓN PERSONAL 2011 ($178)
El sur de Mendoza no está asociado con la variedad, aunque debería: con 1700 hectáreas plantadas, es el cuarto departamento de la provincia medido en superficie. San Rafael ofrece una Bonarda que despliega aromas balsámicos y frescura jugosa. Un perfil que Dedicación Personal potencia bien con una crianza moderada y que termina por definir un vino elegante y sabroso. Una perlita.

5. GRAN DANTE BONARDA 2010 ($330)
Hay bodegas que apostaron por la Bonarda como una forma de diferenciarse del resto, que la despreciaba. Dante Robino es una de ellas y la ofrece en toda su gama de precio. Es en su línea más cara, sin embargo, donde propone un tinto especial. Elaborado con uvas de Perdriel, ofrece un perfil frutado y levemente ahumado, que al paladar despliega un vino caudaloso y con buen músculo, de forma que llena la boca a su paso, con una frescura moderada.

20
Entre los pocos ejemplares de alta gama, El Enemigo, elaborado por Alejandro Vigil para Bodega Aleanna, resulta moderno en muchos aspectos. Principalmente, porque se propone como un vino intenso y caudaloso, con un paso fresco y franco. Una ecuación excéntrica en la góndola local, incluso para otros tintos. Por eso funciona y agrada. Tanto, que en poco tiempo se convirtió en un objeto de culto para los bebedores de paladar negro. Probalo y verás.

COMER. BEBER. SABER. VIAJAR. CRECER