De Lugares y Sabores
Restaurants Recomendados

Los 8 mejores restaurantes para salir de tapas en Buenos Aires

Los que viajan a España vuelven felices con la experiencia de ir de bar en bar, bebiendo y comiendo pinchos de parado. En Buenos Aires ir de tapas es otra cosa: una actividad más sedentaria y más cara. En esta nota te contamos cómo hacer para tapear decentemente, aunque estemos lejos de Barcelona y de San Sebastián. Mientras que del otro lado del Atlántico se sirve lo más fresco que hay en plaza y se come de parado, frente a la barra, junto con una copa de Cabernet Sauvignon, o una caña de cerveza, acá (para bien o para mal) las salidas gastronómicas buscan parecerse más a los happy hours londinenses que a las tardes de pintxos en el País Vasco. Solemos sentarnos en mesitas, beber los tragos que vemos en el 2×1 y luego ir a casa, o a cenar a un restaurante. Aún así, con los costumbrismos porteños, se puede ir de tapas, si se quiere. Es diferente, pero se puede. ¿Adónde? Por ejemplo, en algunos de estos lugares:

1. Sagardi Euskai Taberna. El encargado de la cocina se llama así: Arkaitz Etxarte Guerekaetxebarria. ¿Vasco yo? Oriundo de San Sebastián – Donostia, es quien trajo los detalles de las recetas y guía los fuegos. Sagardi, un grupo con más de 15 locales en toda España, reúne en su archivo unos 80 pinchos distintos, de los que suele haber siempre disponibles alrededor de cuarenta. Sobre la barra unos veinte platos de pintxos fríos esperan desde el mediodía y hasta la medianoche a la llegada de los visitantes, los calientes se van ofreciendo en tandas. Para beber hay cerveza, sidra vasca tirada (Zapiain) y un rico Tempranillo joven español. El primer y único lugar para emular una auténtica experiencia pintxera. Para más info, lee la reseña de Sagardi, en el Resto Review de esta misma edición. Humberto Primo 319/333, San Telmo / T. 4361-2538 www.sagardi.com

2. Casal de Catalunya. La cocina de mar y montaña del Casal es una de las propuestas más exitosas y excitantes de San Telmo. Aunque uno puede ir a sentarse a su salón, felizmente mantienen la barra del hall (el lugar más lindo de un edificio, ya de por sí hermoso) con una propuesta de tapas que incluye boquerones sobre alioli, albondiguillas, patatas bravas con alioli y romesco, pan tumaca (pan frotado con tomate y jamón crudo), rabas, gambas al ajillo o unos riquísimos chipirones a la plancha. También podes pedir el gran tapeo, que trae todo. Una fiesta. Chacabuco 863, San Telmo / T. 4361-0191 www.casal.org.ar

3.- Aire Creacocina. Tras un nombre que parece alzar la propuesta como algo etéreo, la comida se aferra a la tierra y sus productos. Y las tapas son la metáfora en miniatura de lo que trae toda su cocina. Los llaman “montaditos” y traen, por ejemplo, croquetas de cordero, mini brochote de pulpo, champiñones al ajillo, tortilla con mermelada de cebolla roja y queso azul, queso brie frito con mermelada de moras y ravioles de ricota, provolone y nuez fritos con mayonesa de ajo. No hay barra, ni palillos que apuñalen los bocados. Sí un clima creativo y sabroso en el aire. Bonpland 1577, Palermo Hollywood / T. 4775-8260 www.airecreacocina.com

4. DeOlivas i Lustres. Sebastián Tarica (dueño y cocinero del lugar) fue pionero en ofrecer tapeo de una manera innovadora: 15 pasos con platos ingeniosos que llegan en presentaciones que juegan entre lo telúrico y lo pop. Flan de choclo, aceitunas rebozadas y pasta de ají morrón son algunos de los más recordados de una propuesta que varía continuamente. En algunos momentos ha sumado platos, pero los habitués saben qué lo mejor del lugar para por ese tapeo para dos.  Buena opción para los que gustan de abandonarse a una experiencia sin poner peros. Gorriti 3972, Palermo / T. 4867-3388 www.deolivasilustres.com.ar

5. Tipula. No hay barra ni tapeo. Pero en cada plato está vivo el espíritu de la cocina española en general, y vasca en particular. Para picar hay jamón ibérico, boquerones con aceite de sésamo, alioli y remolacha, pulpo español con polenta crocante al azafrán y aceite de pimentón o langostinos con espuma de espárragos y pan de arroz o pato asado con mango caramelizado y mojo de mostaza antigua. Pero más allá de estos platos, hay que dejarse llevar por los designios de Hernán Gripponi, el cocinero y creador del lugar. El menú degustación es una ruta de placer en e-tapas. Vicente López 76, Acassuso / T. 4793-7185 www.tipula.com.ar

6. Tancat. Abarrotado de mesas y objetos de decoración, la barra es un buen refugio de frente a recuerdos de otros visitantes. Los platos uno al lado del otro sobre la barra exhiben con algunas de las especialidades: tortilla española, chipirones, jamones, pescado frito o cornalitos. Para evadirse del caos del Microcentro buscando una postal española en el horizonte. Paraguay 645, Centro / T. 4312-5442

7. Avila. Miguel Hernández es amo y señor de la casa: entra quien él quiere, o al menos se va quien él no quiere. Precio fijo, dentro del que se incluyen como tapeo, ostras, gambas al ajillo, jamón crudo, chorizo español, vieyras, callos, berenjenas y porotos en escabeche… Un clásico de la zona más española de Buenos Aires.   Av. de Mayo 1384, Centro / T. 4383-6974

8. Olsen. ¿Qué tiene que ver Escandinavia con el País Vasco? Casi nada, salvo, tal vez, la dificultad de los idiomas que hablan. Pero en Olsen, clásico pionero de Palermo Fashion, las tablas nórdicas remiten al tapeo. Cuatro panes (bagel con gravlax y el clásico danes Smorrebrod, con manteca y arenque) maridados con diferentes vodkas en vasos de shot. Todo bajo un amplio porche o el jardín verde y fresco en el que se relajan cientos de turistas jóvenes y modernos. Gorriti 5870, Palermo Hollywood / T. 4776-7677

Revista Joy

post relacionados

5 restaurantes con onda para ir en pareja este fin de semana

@delugare_admin

Los 10 mejores restaurantes españoles de Buenos Aires

@delugare_admin

Cena de invierno en Café San Juan

@delugare_admin