De Lugares y Sabores
Vinos Recomendados

Torrontés: las mejores etiquetas hasta 50 pesos

Hoy está de moda y es glamoroso pedir un Torrontés, cuando hace diez años te declarabas públicamente gil si lo pedías en un restaurante. ¿Qué pasó? La más floral de las variedades locales cambió de estilo y dejó de ser el blanco marrón y dulzón que tomaba tu abuelo y tu viejo, y pasó a ser una de los más aromáticos y vistosos vinos del mercado. Los probamos a todos y nos quedamos con los salteños. A continuación, cuáles comprar hasta 50 pesos.

Michel Torino Colección 2009 ($12) no resiste otra explicación que no sea de precio: este blanco frutal, fresco y apenas dulce es un regalo. Comprarlo por caja es un buen consejo. Conviene tener siempre dos botellas frías en la heladera este verano.

Etchart Cafayate 2009 ($17) resulta uno de esos milagros de la enología moderna: emblema del nuevo estilo en Torrontés, es un blanco azarado y refrescante. Para acompañar unas crocantes rabas a la romana viendo el mar, inmejorable.

Portal del Alto 2009 ($18) acaba de ser lanzado al mercado y perfila como uno de los mejores. Es un proyecto conjunto de Familia Muñoz, flamante bodega salteña, y José Luis Mounier, uno de los enólogos que renovó el panorama del Torrontés en el NOA.

José Luis Mounier 2009 ($37) tiene cuna. Un viñedo pequeño al pie de un cerro de granito rojo, a pocos kilómetros de Cafayate. A caballo de la modernidad y la tradición, es un Torrontés con cuerpo y balance cítrico. Ideal para unas empanadas “chorriadoras” recién salidas del horno.

Elementos 2009 ($20), de El Esteco, consigue un perfil de vino ajeno al divismo chillón típico de la variedad. Propone un blanco cítrico y diáfano, que funciona como una sola pieza al paladar. De perfil claramente cosmopolita.

Nanni 2009 ($25) es un fenómeno sotto voce. Todo aquel que pasó por Cafayate se llevó en el recuerdo esta bodega pequeñita a pasitos del centro del pueblo. Su vino es sinónimo de buen producto, aromático y ligeramente rústico. Con quesillo de cabra, no tiene rival.

Colomé 2009 ($40) es el primer vino elaborado con uvas biodinámicas de Argentina. En criollo, algo así como un blanco naturalmente producidas y elaboradas, sin pesticidas y según el dictamen de las estrellas y la luna para las tareas agrícolas. Vibrante al paladar.

Finca de Domingo 2009 ($45) pasó de la damajuana a la botella y es vino de manual para describir el jazmín del país típico en la respiración de la uva más floral de argentina. Para unas pizzas de rúcula y jamón crudo, en estas nochecitas de verano.

Trumpeter Reserve 2008 ($50), único vino de esta cosecha en el ranking, es realmente un fuera de serie: complejo, con finos trazos azaharados y cítricos, supone un up grade estilístico para la variedad. Con un guacamole, tostadas y láminas de gruyere, es la gloria.

Laborum 2009 ($50) marca el límite de precio para esta variedad, sin entrar en maquillajes de barricas ni otras variedades. Es voluminoso y tiene una paleta de aromas salida del manual del perfecto Torrontés. Un Carpaccio de lomo fatto in casa le hará justicia.

© Revista Joy

post relacionados

Malbecs de altura: 10 etiquetas imperdibles

@delugare_admin

¿Probaste con un Bonarda? Conocé un tinto diferente

@delugare_admin

Los mejores vinos para acompañar un asado

@delugare_admin